Ideas para la (no) productividad

Contenido para mentes inquietas:
1. Qué es la productividad
2. Ideas para la (no) productividad
2.1. Tu estado de ánimo
2.2. El foco del día, solo uno
2.3. Eres importante
2.4. Procrastinar está bien
2.5. Duerme, por favor

1. Qué es la productividad

Según la RAE, la definición de productividad es “cualidad de productivo”, es decir, que tiene virtud de producir algo útil o provechoso que genera un beneficio. Cuando me siento productiva no siento que estoy generando un beneficio. Pero, ¿a quién estoy beneficiando? ¿A un sistema que solo endeuda? ¿Calculas los bienes y servicios que has producido cada hora? No pretendo asustarte, pero si buscas esto, no estás en el blog correcto. 

Sí, hablo de productividad, de productividad consciente. Porque al final, quiero hablar de la producción pero en beneficio tuyo. En mi anterior post ya hacía referencia a encontrar un equilibrio a la hora de planificar, que lo personal vaya de la mano con lo profesional. Ahora quiero contarte algunos pilares que te servirán a la hora de organizarte.

ideas productividad

2. Ideas para la (no) productividad

Para complementar el descargable o cualquier agenda que uses es importante que te mires. A ti. Antes de priorizar tareas y de planificar jornadas para anticiparte, créate una rutina de cuidado personal y consciente. Tú decides el tiempo.

A continuación, te cuento lo que de verdad deberíamos hacer. Estoy segura que no son tan fáciles de conseguir.

2.1. Tu estado de ánimo: ¿cómo te sientes?

Antes de empezar tu jornada pregúntate: “¿cómo estás?”. Sé sincerx. No te pongas una máscara. Es sólo para ti. Sentirse mal está bien, sentirse triste también

Piensa fuera de tus límites.

Si sabes cómo te sientes tan solo empezar, sabrás cómo gestionar tus tareas. No te comprometas a hacer más cosas si ves que no podrás. De la manera en la que haces una cosa representa cómo lo haces todo. Esto te genera una ansiedad que no es necesaria. 

De la manera en la que haces una cosa representa cómo lo haces todo.

2.2. El foco del día, solo uno.

Cuando planifiques tu día, ten en cuenta cuál es tu mayor tarea. Dónde debes poner el foco. Sí, lo sé, hay mil tareas por hacer, pero a una le tendrás que dedicar más esfuerzo. Ya sabes cómo te sientes, ya sabes lo que quieres en el día, ve a por ello. Esto mantiene tu motivación.

Recuerda que la motivación no aparece sola, la generas tú. No esperas a tenerla. Muévete.

2.3. Eres importante.

Te pasas todo el día haciendo llamadas, contestando correos, mirando el ordenador. ¡Regálate algo! Ya has cubierto tu mayor tarea, has acabado tu jornada y sabes que mañana será igual. Nuestra mente necesita saber que habrá una recompensa.

No olvides reconocer tu poder personal, viene del interior y se refleja en el exterior. Eres un potencial que genera valor, eres un faro de luz en la comunidad. Has generado un beneficio para ti. Es tu momento. Por ejemplo, leer antes de dormir, una leche con chocolate, lo que creas necesario pero que se cumpla.

Tienes permiso para relajarte. 

2.4. Procrastinar está bien.

Nos ofuscamos cuando vemos que no hemos sido productivos. Keep calm. Procrastinar está bien. A lo mejor coincide en el día en el que te sientes más lento. Es mejor dejarlo para otro momento, que no hacerlo a la fuerza, que tardes el doble y te quede regular. Seguro que al día siguiente lo haces más rápido de lo que te pensabas.

Procrastinar es natural. Procrastina aquello que te requiera menos energía y fíjate una fecha límite para hacerlo. Esto te dejará tranquilx.

2.5. Duerme, por favor.

Con el “por favor” recalco esta necesidad. Tenemos pantallas azules que no nos ayudan a conciliar el sueño. Piensa que descansar es un potenciador que conecta con tu alma. Los sueños hablan por ti. El dormir regula tu sistema nervioso e inmunitario y es el momento en el que procesas pensamientos de cualquier tipo y liberas tóxicos del cerebro. 

Con esta información, te pregunto: ¿miras el teléfono antes de irte a dormir? ¿cuándo te tomaste la última taza de café? ¿de qué hablaste antes de meterte en la cama?

Mañana tu rutina se repetirá, y será igual o más intensa. Desconecta por favor para cargar la batería de tu cuerpo.


Es hora de ir complementando tu planificación con tus nuevos hábitos. Por experiencia propia, esto requiere tiempo hasta que nos acostumbramos a los nuevos hábitos. Por eso, lo más complicado es empezar.

Estas ideas son solo para mentes inquietas que quieren ir más allá en su mente analítica.

Ideas para la no productividad Karina Estay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s